Archivo de la categoría: Portugal

Quinta das Lágrimas, Coimbra, hotel más romántico de Portugal

Quinta Das Lágrimas

En Coimbra, Portugal, hay un hotel muy romántico.
Es la Quinta das Lágrimas, así llamado pues en sus entrañas se vivió la bella historia de amor entre Doña Inés de Castro y el infante Don Pedro, hijo del rey de Portugal.
Fue esta una relación mal vista por la sociedad de aquel entonces y como suele ocurrir en las historias de amor, acabó en tragedia.
Hoy en día, si las paredes del hotel Quinta das Lágrimas hablasen, te contarían esta hermosa pero trágica historia de amor y poder…

Ruta imprescindible por Oporto: qué ver, qué hacer y dónde dormir

Panorámica de Oporto

Nos vamos a Oporto. La urbe más importante del norte de Portugal. La ciudad donde muere el Duero, cuna del vino dulce del mismo nombre. Donde las callejuelas estrechas conviven con restaurantes de diseño. Donde los tranvías eléctricos aún funcionan y las calles conservan sus viejos adoquines. Un destino recomendable para una escapada tranquila y cercana donde lo decadente es un arte.

Qué ver en Alentejo, Portugal: ruta castillos fin de semana

Panorámica de Marvao

Recorrer los pueblos del interior del Alentejo, en Portugal, es una experiencia viajera recomendable.
Lo primero, destacar la situación fronteriza de estas localidades, sitas al borde de “la raya”, línea que separa España de Portugal y rodeada de castillos y fortalezas que advierten al viajero de que se encuentra en una zona estratégica, ¡rica!, privilegiada y que había que proteger a toda costa.
Lo mejor es que muchos de estos castillos están restaurados, perfectamente conservados. Yubicados en pueblos cuyas callejuelas empedradas esconden rincones que enamoran. Entre ellos, Castelo de Vide y Marvao, Brotas o Villa Vicosa: visitas indispensables y desconocidas que propongo en esta ruta llena de sorpresas.

Lo mejor que ver en Lisboa: barrios imprescindibles, miradores, hoteles…

Plaza del Comerio, el corazón de Lisboa

Lisboa es una de esas urbes llena de contrastes donde el viajero puede viajar en el tiempo, de un siglo a otro, sin recorrer distancias.
Barrios añejos como Alfama conviven con distritos comerciales señoriales como el Chiado o con zonas alternativas como el Barrio Alto.
La red de tranvías, elevadores (o funiculares) conducen a miradores desde donde contemplar la ciudad desde ángulos panorámicos. Y la tradición pervive en todas las esquinas. Así es la Lisboa más tradicional.