Imprescindible qué ver en Lovaina: Ayuntamiento, Universidad, Beguinas y mucho más

Lovaina es, quizá, una de las localidades de Bélgica que pasa más desapercibida, oculta entre el brillo resplandeciente de sus vecinas flamencas: la cosmopolita Amberes, la preciosista Brujas, la monumental Gante o la superlativa Bruselas. Gran error. Lovaina, la capital de la región del Brabante, merece una mirada tranquila pues tiene mucho que ofrecer. No dejes de incluirla en tu ruta por Flandes y si puedes, dedícale un par de días. Los necesitarás. A continuación doce razones contundentes que justifican esta recomendación.

El Ayuntamiento preside la Grand Place de Lovaina
El Ayuntamiento preside la Grand Place de Lovaina
CÓMO LLEGAR A LOVAINA
Lovaina está a sólo 20 minutos en tren desde Bruselas y a unos 12 minutos del aeropuerto de Zaventenm donde puedes coger un tren directo si Lovaina es tu destino final. Los trenes en Flandes funcionan de maravilla y son siempre la mejor opción para moverse de una ciudad a otra.

También puedes contratar una excursión a Lovaina de un día desde Bruselas con un guía de habla hispana que te cuente todo lo interesante sobre la ciudad. Puedes reservar aquí tu plaza.

1. Fachada del Ayuntamiento de Lovaina

La primera imagen de Lovaina que a todos senos viene a la cabeza es su monumental Ayuntamiento. Todo un reclamo en si mismo. No es ninguna exageración decir que es uno de los más hermosos de Europa, seguro. Su simple contemplación ya es excusa más que suficiente para incluir a Lovaina en la ruta por Flandes. Pero te recomiendo que le dediques más que una mirada. Cuanto más profundizas en las historias que esconde este edificio más te conquista.

Booking.com
Detalle del Ayuntamiento de Lovaina
Detalle del Ayuntamiento de Lovaina

Por ejemplo, es importante destacar que es original del siglo XV y, que nunca se destruyó. Algo de lo que no pueden presumir otros monumentos y edificios de Lovaina, ciudad muy castigada por las dos Guerras Mundiales.

Se construyó el Ayuntamiento de Lovaina como un reto. Tenía que ser mejor del por aquel entonces también recién construido Ayuntamiento de Bruselas (la joya de la Grand Place) con el fin de animar al entonces Duque de Borgoña, Felipe el Bueno, a traer la capitalidad a Lovaina. Pero la estrategia no sólo no funcionó y Bruselas ganó la batalla. Además, durante la construcción se quedaron sin dinero y el Ayuntamiento de Lovaina quedó incompleto hasta el siglo  XIX, cuando se incluyeron las 236 esculturas que decoran la fachada.

Solo hay 26 mujeres en la fachada del ayuntamiento de Lovaina
Solo hay 26 mujeres en la fachada del ayuntamiento de Lovaina

Todas las personas representadas son gente relevante para la historia de Lovaina o de la época, como por ejemplo, Napoleón Bonaparte, quizá el más popular de todos. Si te fijas atento, verás que hay sólo 16 mujeres. También encontramos representantes españoles como son  Carlos I de España y V de Alemania, (nacido en Gante); su hijo Felipe II.  O el humanistaJuan  Luis Vives, discípulo de Erasmo de Rotterdam y que vivió muchos años en Lovaina.

Hay también motivos religiosos, pues no  olvidemos que esta fachada tuvo en sus orígenes un fin didáctico. Era un “libro de piedra” en el que los lugareños aprendían la Biblia. Por eso, las torres están dedicadas a personajes del Antiguo Testamento. Llama la atención sus dimensiones, diseñadas para que pudiesen identificarse desde el suelo. 

Salón de plenos del ayuntamiento de Lovaina
Salón de plenos del ayuntamiento de Lovaina

2. El Ayuntamiento de “Leuven” por dentro

Tras esta pequeña mirada al exterior pasamos al interior del Ayuntamiento, el cual se puede visitar todos los días a las 15 horas (las visitas son en inglés y flamenco, aunque en verano hay también grupos en español).

Casas alrededor del Ayuntamiento
Casas alrededor del Ayuntamiento

Una vez dentro, descubrimos que sigue teniendo uso aunque en los últimos años ha perdido alguna de sus funciones, pues hay en Lovaina un nuevo Ayuntamiento donde tienen los despachos los miembros de la corporación municipal. Necesidades modernas como por ejemplo Internet fueron las causantes del traslado al nuevo edificio. Pero se conserva la magistral sala gótica donde aún se celebran los plenos.

También hay salones donde aún se celebran de vez en cuando comidas o actos oficiales, bodas… Y se puede visitar el que fue despacho del Alcalde durante muchos años.

Mientras se recorren los pasillos y galerías una nota dominante: hay cuadros, tapices y tesoros de gran valor artístico por todas partes. Y muebles, como por ejemplo la mesa Alcalde hecha con un tronco de una sola pieza. Se pude decir que el Ayuntamiento de Lovaina es casi casi un museo.

Los miembros de la Quinta de Lovaina tienen us propia vestimenta
Los miembros de la Quinta de Lovaina tienen su propia vestimenta

3. “Quintos” de Lovaina, patrimonio Unesco

Hay en las entrañas del Ayuntamiento otra curiosidad. En su sótano se encuentra la sede de una curiosa asociación. Las llamadas “Quintas de Lovaina”. Una agrupación en la que pueden apuntarse los hombres entre 40 y 50 años. A lo largo de esa década de la vida,  los miembros de la agrupación se reúnen, participan en actos benéficos, organizan eventos varios y conviven según tradiciones centenarias. Eso sí, por ahora aún no se admiten mujeres, que tienen un papel reservado solo como “madrinas”.

La Unesco les ha reconocido como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Y el tercer sábado de cada mes abren las puertas de su sede a los visitantes con alguno de los miembros como guía. 

En el restaurante Domus elabora su propia cerveza
En el restaurante Domus elabora su propia cerveza
DÓNDE COMER EN LOVAINA
Lovaina es buen lugar para los amantes de la buena cocina y la oferta de gastronómica es muy rica. La calle Munstraat está llena de restaurantes y terrazas con mucho ambiente. Yo voy a recomendaros tres donde he comido y que me han conquistado.

1. Fragma: cocina creativa belga con fusión internacional. Lugar agradable y con un jardín trasero encantador.

2. Domus. Mi favorito. Restaurante estilo belga con fábrica de cerveza propia. Muy céntrico y con una plaza interior donde ponen mesas para comer en verano. Restaurante Julia y Elías en Lovaina3. Julia and Elias. Pequeño restaurante familiar y encantador. Oculto en un callejón de acceso difícil, por tanto es el típico restaurante al que hay que ir pues no sale al paso durante el paseo. Platos elaborados con productos de temporada como protagonistas. Trato afable, personal siempre sonriente y comida deliciosa.

4. Iglesia San Pedro y Última Cena de Dirk Bouts

Salimos del Ayuntamiento y cruzamos la calle para entrar en otro de los tesoros imprescindibles de Lovaina: la Iglesia de San Pedro.

En realidad se accede por un lateral pues la entrada principal está en otra plaza. Es la iglesia más antigua de Lovaina y tiene sus orígenes en un templo románico. Lamentablemente, todo el edifico se quemó durante la I GM. Y fue víctima de un bombardeo durante la II contienda, con lo que ha tenido que ser restaurada en varias ocasiones.

Detalle del tríptico "La Última Cena"
Detalle del tríptico “La Última Cena”

Actualmente está en obras de nuevo, pero sigue abierta al público. Merece la pena la visita sobre todo para contemplar uno de los más grandes tesoros artísticos de la ciudad: el tríptico de “La Última Cena”, pintado por el maestro Dirk Bouts en 1464 (aunque nació en Holanda, pasó casi toda su vida artística en Lovaina y se le considera el artista local).

Recomiendo que dediques unos minutos a la contemplación del retablo y te fijes en la curiosa y distorsionada perspectiva, la milimétrica división de los espacios o el uso magistral de la luz.

La Virgen de Lovaina
La Virgen de Lovaina

En la iglesia se conserva también una reproducción la escultura de la “Virgen de Lovaina”. La original, esculpida en madera por Nicolaas de Bruyne del año 1442, se destruyó durante los mencionados bombardeos de la IIGM. Por eso es un símbolo para la ciudad. Y la Universidad Católica de Lovaina ha adoptado su silueta como su emblema, Podrás ver su imagen en distintos edificios de la entidad repartidos por toda la ciudad.

La virgen, símbolo de la Universidad Católica
La virgen, símbolo de la Universidad Católica

5. La Universidad de Lovaina, la UK

Efectivamente, no se puede hablar de Lovaina sin mencionar su Universidad Católica (más conocida como UK Leuven). Una de las más prestigiosas de Bélgica y de Europa.

Sin duda la institución más importante de la ciudad en torno a la cual gira el día a día. Fundada en el año 1425 con cuatro facultades, desde sus orígenes ha sido punto de encuentro de humanistas e intelectuales.

El campus está disperso por toda la ciudad
El campus está disperso por toda la ciudad

En sus aulas han dado clase grandes pensadores como Erasmo de Rotterdam, el cartógrafo Gerar Mercator… A lo largo de los más de cinco siglos de historia, ha ido perfeccionando las materias y ha sabido adaptarse siempre a los nuevos tiempos. Actualmente cuenta con trece facultades más u colegio universitario y ofrece un amplio repertorio de titulaciones.

Una de las cosas que más sorprende es lo integrada que está la Universidad en toda la ciudad. Hay facultades, edificios administrativos, colegios mayores… repartidos por toda Lovaina, aunque la calle donde más centros se concentran es Naamsestraat. Es fácil reconocer los edificios que pertenecen a la Universidad pues. tienen en su fachada la imagen de la antes mencionada Virgen de Lovaina.

Es Lovaina también una de las ciudades más demandadas por los estudiantes Erasmus. Y son muchos los españoles desplazados que cursan sus estudios en estas aulas.

Sirva como referencia que se calcula que hay en Lovaina más de cien mil estudiantes. Su latido se siente en todos los rincones: bares siempre a tope de gente, fiestas y buen ambiente por la calle… Lovaina es por tanto una ciudad joven, animada, cosmopolita y vital en todos los sentidos.

Salón de lectura de la Biblioteca
Salón de lectura de la Biblioteca

6. La Biblioteca de Lovaina

Hay un edificio que representa en esencia la historia de Lovaina. Este es la famosa Bilioteca Universitaria. Un símbolo por su abrupta historia. Hagamos un repaso. 

La actual no es la biblioteca original. En sus orígenes la biblioteca estaba en la ya mencionada calle Naamsestraat  pero fue completamente destruida en 1914 por el ejército alemán y con ella se consumieron bajo las llamas más de 300.000 libros.

Pasada la primera guerra se optó por construir una nueva biblioteca, proyecto que contó con financiación de EE.UU. Así nació el actual y monumental edificio de estilo renacentista con esa gran torre que alberga un carrillón con ¡más de 63 campanas! (uno de los más grandes de Bélgica).

Lamentablemente, durante los bombardeos de II Guerra Mundial la biblioteca sufrió de nuevo un ataque y los alemanes quemaron de nuevo casi un millón de libros. Pasada la contienda, se rehabilito de nuevo el edificio el cual recibió donaciones de ejemplares llegados desde todos los rincones del mundo. 

Vistas del mercadillo navideño desde la torre de la biblioteca
Vistas del mercadillo navideño desde la torre de la biblioteca

Actualmente la Biblioteca Universitaria de Lovaina luce ufana de nuevo. Tiene en su haber más de un millón y medio de publicaciones. Si tienes tiempo y buenas piernas no dejes de subir a la terraza de la torre desde donde puedes contemplar hermosas panorámicas de la ciudad. Y mientras subes, no dejes de echarle un ojo a la exposición paralela que hay de la historia local. 

Pero lo que seguro te va a conquistar es su maravillosa sala de lectura, una obra de arte y llena de vida pues son muchos los estudiantes que acuden aquí todos los días a preparar sus asignaturas. Está considerada como una de las bibliotecas más importantes del mundo tanto por su historia como por su estética.

LOVAINA EN NAVIDAD
Durante el Adviento, en las plazas que rodean la biblioteca se instala un gran mercadillo navideño con puestos de regalos, artesañía local, objetos decorativos y una amplia oferta gastronómica.
El beaterio de Lovaina ea patrimonio de la Humanidad
El beaterio de Lovaina ea patrimonio de la Humanidad

7. El Beaterio de Lovaina y sus beguinas

Sigo el recorrido por las instalaciones unviersitarias y pongo rumbo a mi rincón favorito de Lovaina: el Beaterio. 

Se ubica  a un kilómetro más o menos del centro. Y es un barrio entero creado allá por el siglo XI como lugar de residencia de las llamadas “beguinas”. Mujeres muy devotas (no confundir con monjas) que vivían en comunidad alejadas de los hombres. Y al margen de la Iglesia Católica, entidad a la que rechazaban por su manifiesta corrupción y por su negativa a reconocer los derechos de las mujeres.

El "beguinage" tiene rincones hermosos
El “beguinage” tiene rincones hermosos

En Roma nunca aceptaron este movimiento al que tachaban como “corriente hereje”, razón por la cual las beguinas apenas tuvieron éxito en España o Francia. Sin embargo en los Países Bajos si lograron el apoyo de las autoridades y por eso se mantuvieron hasta el siglo XX. Como curiosidad, apuntar que la última beguina falleció hace muy poco, en el año 1898.

El beaterio de Lovaina es Patrimonio d ela Unesco desde 1998
El beaterio de Lovaina es Patrimonio d ela Unesco desde 1998

A diferencia de otras órdenes religiosas, las beguinas no vivían en clausura. Podían entrar y salir del beaterio a su voluntad. No hacían votos, pero si adquirían compromisos serios como el de vivir en pobreza, la castidad. 

Tampoco tenían que entregar sus vienes a la comunidad, sólo aportar la parte correspondiente necesaria para la convivencia. Dentro del beaterio tenían todo lo que necesitaban para su día a día. Y dedicaban su vida a la oración, a la atención de enfermos y necesitados. Y a cultivarse intelectualmente.

Otro rincón del Beaterio
Otro rincón del Beaterio

El beaterio de Lovaina llegó a ser de los más grandes de Flandes y actualmente es uno de los mejor conservados. En los buenos tiempos llegó a alojar a ¡más de 350 mujeres! Con el paso de los años, los beaterios fueron perdiendo su connotación religiosa para convertirse en comunidades de mujeres necesitadas e independientes. Y fue refugio para viudas y madres solteras.

Pasear por el Beaterio de Lovaina es como viajar en el tiempo. Todo se conserva como antaño, y la Unesco lo ha incluido en su lista de Patrimonio Mundial. Lo único que ha cambiado es su función pues actualmente es propiedad de la Universidad de Lovaina y las casas donde antes vivúan las beguinas ahora residen estudiantes universitarios. Afortunados sin duda, pues en el beaterio aún reina es sensación de paz y tranquilidad que lo hace especial y único.

Escultura de una beguina
Escultura de una beguina

8. Visita al moderno M – Museo

No todo en Lovaina tiene sabor añejo. También encontramos ejemplos de modernidad como el M Museum, una adaptación del arquitecto belga Stéphane Beel sobre el viejo museo de la ciudad.

Interior del M Museo
Interior del M Museo

El resultado es una obra vanguardista pensada para la exhibición de grandes obras de maestros flamencos. Todo ello envuelto en un espacio agradable, acogedor y multifuncional donde también encontramos una cafetería, un auditorio, espacios para talleres, salas para exposiciones temporales y un agradable jardín conde habita un roble centenario.

Entre las obras más importante de la colección permanente destacar que hay desde creaciones de los grandes primitivos flamencos hasta muestras de arte contemporáneo. 

Habitación del hotel Martin´s Klooster en Lovaina
Habitación del hotel Martin´s Klooster en Lovaina
DÓNDE DORMIR EN LOVAINA
Hay un hotel en Lovaina donde también conviven esa esencia añeja con la modernidad. El Martin´s Klooster hotel, antaño residencia del que fue secretario de Carlos I. Actualmente completamente rehabilitado y sin duda, un buen establecimiento donde hacer parada en Lovaina y con muy buena relación calidad precio.

Si quieres levantarte delante del Ayuntamiento atento a esta otra opción (mucho más cara). El hotel The Fourth, ubicado en uno de los edificios más hermosos de la Grand Place de Lovaina.

9. La capital mundial de la cerveza

La pequeña Lovaina esconde otra curiosidad. Es la sede del mayor grupo de fabricantes de cervezas del mundoAB InBev. Alrededor de sus fábricas y oficinas, situadas en la vieja zona industrial del Vaartkom, está resurgiendo todo un barrio moderno y funcional por donde recomiendo pasear.

Lovaine es famosa por sus cervezas
Lovaine es famosa por sus cervezas

Bajo la firma AB InBev se esconden muchas marcas de cerveza bien conocidas como Budwaiser, Corona Extra, Becks… Pero hay una originaria que es la que siempre se identifica con el destino que es es la centenaria Stella Artois, la “madre” por decirlo de alguna manera de Ab Inbev. Y cuya producción sigue haciéndose en esta capital belga.  

Si viajamos en busca del origen de Stella Artois debemos trasladarnos al año 1366, cuando empezó la producción artesanal bajo el nombre de cerveza “Den Horen” (“cuerno”). Poco a poco la demanda fue creciendo y creciendo. En 1717 cuando un hombre llamado Sebastien Artois adquirió la fábrica y cambió el nombre por la marca asociada a su apellido.

Tuvieron que pasar dos siglos más. Fue en 1926 cuando se lanzó al mercado una cerveza especial de Navidad que bautizaron con el nombre de “Stella”. Su aceptación fue tal que decidieron continuar con la producción de manera permanente y en honor a ese “éxito” se añadió la palabra “Stella” a la marca de manera definitiva.

Si quieres profundizar más en este mundo, no dejes de hacer una visita a la fábrica de Stella Artois. Un recorrido de unas dos horas de duración que concluye con una apetecible degustación.

Detalle de la Oude Markt
Detalle de la Oude Markt

10. La barra del bar más grande del mundo

A la ciudad de la cerveza le corresponde tener buenos bares donde degustar todos esos caldos. Y lo tiene.

Dicen los entendidos que Lovaina acoge ¡la barra del bar más grande del mundo!. En realidad es la que se forma de la sucesión de la hilera de bares que hay en la Oude Markt, una plaza situada en un lateral del Ayuntamiento, en pleno centro, y rebosante de cervecerías y restaurantes. Siempre llena de vida.

La foto con la kotmadan es un clásico
La foto con la kotmadan es un clásico

Esa su vez la segunda residencia de muchos estudiantes y habitantes de Lovaina para quienes el ocio está ligado a la opción de disfrutar de una buena cerveza.

Por eso tienen allí la escultura de la “Kotmadam“. Un homenaje a la mujer que llevaba las casas donde vivía los estudiantes y se ocupaba de su cuidado y manutención. Su silueta es la escultura más fotografíada de Lovaina aunque su estética no se corresponde en absoluto con la la gente tiene de estas mujeres. Sin duda, una interpretación muy singular del artista Fred Bellefroid. 

11. Leyendas y curiosidades de Lovaina

Hablando de esculturas, hay otras dos muy especiales para los habitantes de Lovaina. 

Una de ellas es “Friere Margriet” (Margarita la honrosa).  Dedicada a una mujer que según cuenta la leyenda, fue violada y asesinada por unos delincuentes en en bar que regentaban sus padres. Los asesinos intentaron deshacerse del cuerpo lanzándolo al río Dijle, que atraviesa Lovaina. Pero milagrosamente las aguas la devolvieron ¡contracorriente! devolvió al punto de partida. Y justo en ese punto se ubica ahora la escultura en su memoria. 

Friere Margriet yace para siempre al lado del río
Friere Margriet yace para siempre al lado del río

Otra estatua que merece la pena reseñar es la llamada “Fons Sapienteae”. Situada cerca del Ayuntamiento, representa un personaje con rasgos muy peculiares que sostiene sobre su cabeza un vaso del que emana “el agua de la sabiduría” que empapa la cabeza del joven.

Fue un regalo de la Universidad a la ciudad con motivo de su 550 aniversario. A los estudiantes les gusta tematizarla y es habitual encontrarla con disfraces. También se dice que en vez de “sabiduría” lo que representa la escultura es la cerveza, líquido siempre presente en la cabeza los estudiantes de Lovaina.

12. De compras por Lovaina y mercadillos

Cierro este post con una recomendación pensada para los amigos de comprar recuerdos y pasear por las zonas más comerciales. La calle donde encontrarás las grandes tiendas es la avenida Bondgenottnlaan, que une la estación de tren con la plaza del Ayuntamiento y donde encontrarás los típicos establecimientos de las grandes marcas internacionales. 

Tienda de quesos en Mechelsestraat.
Tienda de quesos en Mechelsestraat.

Si buscas tiendas más exclusivas y diferentes puedes dar un paseo por la agradable Mechelsestraat. O por Parijstraat. Ambas en los alrededores del Ayuntamiento y donde podrás también comprar chocolates (recuerdo obligado en un viaje a Flandes). 

Los viernes hay un mercadillo de objetos variados y antigüedades y cosas de segunda mano productos de proximidad en la plaza de la Biblioteca y alrededores (Ladeuzeplein). Los jueves, en Brusselstraat se venden flores y plantas. Y los sábados, también se instalan puestos de alimentos de proximidad y ropa en Mechelsestraat y en la plaza de Layensplein, muy cerca del Ayuntamiento.  

Puesto de flores en Brusselsestrat
Puesto de flores en Brusselsestrat

Con esto remato la lista de imprescindibles pero ¡ojo! hay mucho más que ver en Lovaina.

Me falta hablaros del Jardín Botánico, de las Abadías que hay cercanas a las cuales se puede llegar dando un agradable paseo en bicicleta, del campus y castillo de Arenberg… ¡Ya tengo excusas para volver!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.