Sola en la T-4

Acabo de tocar tierra en Madrid y tengo escalofríos. No se deben a un aterrizaje forzoso. Ni a las turbulencias del vuelo. Todo transcurrió con normalidad para los catorce pasajeros que íbamos en el avión. Sí. Catorce, quince como mucho. La sensación era como ir en un vuelo privado. Aterrizamos en el satélite de la … Seguir leyendo Sola en la T-4