Pesca en un lago helado en Finlandia

Estoy escribiendo este post desde una confortable cabaña de madera en Rantasalmi, a orillas del enorme lago Saimaa. Donde pasé la noche tras un día intenso.

Advertisement
Lago Saimaa en Finlandia en invierno
Booking.com
El lago Saimaa es un paraíso para los amantes de las actividades con el hielo como protagonista

Todo empezó patinado sobre hielo sobre el lago helado, donde se ha habilitado una pista de patinaje de 40 kilómetros. Yo solo patiné durante los cinco primeros (algunos de mis compañeros optaron por un curioso trineo que se desliza cual patinete) y, salvo una caída poco aparatosa, la experiencia fue maravillosa.

Advertisement

Los 35 kilómetros restantes hasta nuestro destino los hicimos a bordo de una moto de nieve, que en un momento dado hizo una parada estratégica ante un agujero excavado en el hielo ubicado en mitad de la nada. Allí estaba Jussi, un pescador profesional que se gana la vida sacando lucios y percas con una red en un agujero, literal, AGUJERO, hecho en el hielo.

seguros de viajes con descuento
dernida.com/wp-content/uploads/2009/03/pescaadorhielofinbaja1.jpg 227w, https://www.laviajeraempedernida.com/wp-content/uploads/2009/03/pescaadorhielofinbaja1-200x300.jpg 200w" sizes="(max-width: 600px) 100vw, 600px" /> Pescador en el hielo del lago Saimaa

Jussi pescó nuestra comida y la siguiente parada fue en “area de servicio” a la finlandesa situada también en pleno lago helado, en mitad de la nada donde Huva, el conductor de la moto, nos preparó una sopa de pescado que cominos felices y que nos hizo entrar en calor porque de verdad, aunque los finlandeses nos decían que no hacia nada de frio, para nosotros, los mediterráneos de sangre cálida, tres grados bajo cero en mitad del hielo es sinónimo de congelación. Y si no, vean la foto… esos son mis compañeros de viaje en plena comida. A su lado está Jussi pescando (yo estoy tras la cámara, por supuesto).

Comida en el hielo en Finlandia
Comida en el hielo en Finlandia

Tras la comida, volvimos a la moto de nieve y fue cuando vi la escena que abre este post. Una chica cabalgando a toda velocidad sobre el lago helado. Dios mío, ¡que bonito es esto!

La jornada acabó con una sauna, un baño en un jacuzzi de agua caliente en mitad del hielo mientras contemplábamos la luna llena. Y luego, a dormir a esta cabaña situada en el complejo estilo medieval de Järvisydän.

¿Qué más puedo pedir?