Besalú, joya medieval imprescindible en un viaje por la provincia de Girona

La provincia de Girona esconde rincones llenos de arte y de historia. Besalú es una de esas localidades que merecen una visita si estás de viaje por la Costa Brava y quieres conocer mejor la riqueza de la zona. Joya medieval enclavada en la entrada a la comarca de la Garrotxa que ha conquistado no sólo a viajeros, también a directores de cine y de televisión. Y catalogado como uno de los Conjuntos Histórico Artísticos mejor conservados de Cataluña desde 1966.

El puente románico es el icono de Besalú
Booking.com
El puente románico es el icono de Besalú

¿Por qué Besalú, pequeña localidad de aproximadamente 1400 habitantes situada en un cruce de caminos entre Olot (a 20 kilómetros), Girona (a 40 km) y Figueras, merece una visita?

Fundamentalmente por su excelente estado de conservación. Recorrerla te lleva a la Edad Media. Su aspecto impecable no sólo seduce a visitantes, también a directores de cine y de televisión. En sus calles se rodaron escenas de El Perfume, filme inspirado en la famosa (y “olorosa”) novela de Patrick Süskind. Y hace pocos meses acogió al equipo de la serie Westworld -serie de ciencia ficción que presume por ser una de las más vistas de la plataforma HBO- para rodar parte de la tercera temporada.

Besalú conserva su esencia medieval
Besalú conserva su esencia medieval

Un puente románico con mucha historia

El icónico puente románico de Besalú nos recibe a la entrada. Era este un paso necesario para salvar dos ríos que se interponían en el camino de los viajeros medievales que hacían la ruta a la Garrotxa: el Fluvía y el Capellades. Besalú nació como una fortaleza entre ambos. El puente fue durante siglos el único acceso existente para llegar a Olot, previo pago, por supuesto, del tributo correspondiente.

Se cree que el trazado original con su ángulo tan característico puede tener su origen en el siglo XI, es decir, en los años del auge de la localidad.  Su importancia llegó a ser tan grande que, cuentan las crónicas históricas, Besalú llegó a ser la próspera capital del condado entre los años 871 y 1111. Esto explica un poco el diseño urbanístico de la localidad, la importancia de algunas de sus construcciones y sus dimensiones.

Mientras cruzas el puente échale un ojo a los pies de los siete arcos. Verás que algunos están construidos sobre rocas que hacen las veces de cimientos naturales. Curioso.

Panorámica del puente de Besalú desde un mirador dentro del pueblo
Puente de Besalú desde un mirador dentro del pueblo

Aunque son quizá sus características torres defensivas lo que más llama la atención, pero no son románicas. Se levantaron en una ampliación posterior, allá por el siglo XIV. Pero ojo, las que contemplamos hoy en día no son las originales.

 

el mejor seguro de viajes
Oferta seguros de viaje

 

En su larga vida el puente ha sufrido mucho y ha llegado a nuestros días un poco transformado. Estas piedras han visto de todo: terremotos, fuertes crecidas del río Fluviá… Con la llegada de la industrialización en el siglo XIX y los transportes pesados,  las torres fueron derruidas para permitir el paso de vehículos de gran volumen, o materiales concretos, como ejemplo las campanas del monasterio del cercano Santa María de Ripoll. Pero fue durante la Guerra Civil cuando el puente sintió más daños. Cuentan que las tropas republicanas en su huida hacia Francia destrozaron el tercer, el cuarto y el quinto arco para cerrar el paso a sus enemigos.

Tiendas de recuerdos en una calle de Besalú
Tiendas de recuerdos en una calle de Besalú

Actualmente todo ha vuelto a su ser. La pasarela metálica que se utilizó como paso acabado el conflicto bélico ya ha desaparecido. Pero al contemplar el conjunto no debemos olvidar que gran parte de lo que se ve es fruto de una restauración moderna aunque muy fiel e inspirada en viejos documentos históricos.

EXCURSIÓN A BESALÚ DESDE BLANES, LLORET Y TOSSA 
Puedes contratar una excursión de un dÍa para visitar Besalú desde muchos puntos de la Costa Brava, servicio disponible desde Tossa del Mar,  Blanes y Lloret de Mar.
Besalú pertenece a la red de ciudades Sefarad
Besalú pertenece a la red de ciudades Sefarad

Paseo por la judería de Besalú

Cruzamos el puente no sin antes hacernos mil fotos. Y entramos directos en la judería de Besalú. Esta es otra de las curiosidades de esta pequeño gran destino. En el siglo XI se instalaron aquí aproximadamente un centenar de familias judías. Fueron pocos pero dejaron su impronta bien grabada. En parte porque eran comerciantes, sastres, prestigiosos médicos, prestamistas… profesionales reputados frente a  los cristianos, en su mayoría campesinos y ganaderos. Estaban protegidos por el señor feudal a quien pagaban importantes tributos a cambio de ciertos privilegios.

Bajo los restos de la que fue la sinagoga encontramos otra de las joyas de Besalú. Los baños sagrados o miqvé, los cuales los judíos locales utilizaban para purificar sus cuerpos y hacer rituales propios de su religión. Se calcula que se construyó en el siglo XII. Es el único edificio con esta función hallado en España y el tercero conocido en Europa, de ahí su gran valor. Para visitarlo debes bajar los 36 escalones que llevan al nivel del agua.

Estos baños eran muy importantes para los judíos. Las mujeres debían “purificarse” pasada la menstruación, después de dar a luz y antes de contraer matrimonio. Los hombres siempre antes del sábado o Sabbat (día sagrado para los hebreos) y antes de la fiesta del Yom Kippur.

El mikvé de Besalú se descubrió hace sólo unos años
El mikvé de Besalú se descubrió en 1964,

La obligación del baño para los judíos y la higiene empleada con los alimentos hizo que fuesen pocos los judíos que cayeron enfermos en los años de la peste negra, epidemia que acabó con la vida de muchos cristianos en el siglo XIV. Razón por la cual estos empezaron a ser mal vistos en Besalú y por la cual finalmente tuvieron que huir antes de la expulsión definitiva decretada por los Reyes Católicos en 1492.

La vieja sinagoga y el miqvé quedan en un lateral de la calle del Puente viejo (Pont Vell), donde aún se ven otras huellas de la judería como por ejemplo alguna mezuzá (huecos en las puertas de las viviendas judías en las que se guardaban pergaminos con los textos sagrados de la Toráh). También a lo largo del paseo fluvial, que corre paralelo a la muralla, hay restos del paso de los hebreos por Besalú. Su presencia es tan fuerte que Besalú pertenece a la red de juderías de España.

En Besalú quedan casas con mezuzá
En Besalú quedan casas con mezuzá

Huellas cristianas en Besalú

Por supuesto, las huellas cristianas son también significativas. Besalú fue también centro clave del poder eclesiástico. Tras pasar por la evocadora calle del Portalet entramos en la zona donde reina la fuerza de la iglesia.

Especialmente importante es el monasterio de San Pedro, en la plaza del mismo nombre. Otra joya románica cuyas dimensiones impactan. ¿Y si te digo que sólo tardaron 26 años en construirla? Suena increíble pero es cierto. Eso al menos me cuenta la guía que nos acompaña en una de las visitas guiadas que organiza la Oficina de Turismo (obligatorio hacer una reserva previa) y las cuales recomiendo pues explica detalles de Besalú que no encuentras en las guías tradicionales.

Fachada de la iglesia de San Pedro
Fachada de la iglesia de San Pedro

Si movemos los ojos por la gran plaza de San pedro encontramos más palacios y casas señoriales, como la vivienda de los Cornellá. Ah, y los martes es aquí donde se instala el mercado donde puedes comprar de todo un poco. Desde productos de proximidad hasta recuerdos de tu estancia en Besalú.

Si bajamos por la callle del Canó llegamos a otro de los edificios administrativos representativos: la Cúria Reial, donde antaño se dictaban las sentencias judiciales. Un conjunto actualmente reconvertido en salón de actos municipal y en restaurante, buena opción si quieres hacer una parada para comer en una terraza con vistas al puente.

Desde el restaurante Curia Real se ve el puente medieval
Desde el restaurante Cúria Reial se ve el puente medieval
HOTELES DÓNDE DORMIR EN BESALÚ
Aunque Besalú se ve en unas horas es un lugar muy agradable y tranquilo donde quedarse a dormir. Especilmente cómodo si piensas moverte por toda la provincia de Girona pues queda a una distancia cómoda tanto de la costa como del interior. En el enlace del titular puedes acceder a los hoteles de la localidad. Mejor reservar con antelación, especialmente si viajas en temporada alta.

El paseo sigue a través de calles estrechas, algunas sinuosas y sombrías. maravillosas. Mires a donde mires no encontrarás elementos que distorsionen la estampa. Bueno, algo sí. Es probable que te llamen la atención algunas esculturas modernas que salen al paso. Son piezas que se han quedado en la localidad de un encuentro internacional de artistas celebrado en 1994.

Interior de la iglesia de San Vicente
Interior de la iglesia de San Vicente

La reliquia de la Vera Cruz

Es la iglesia de Sant Vicent, otro templo románico del siglo XII, donde encontramos otra de las curiosidades de Besalú. En su interior se conserva un trozo de la Vera Cruz, una reliquia de gran valor que puedes contemplar en una vitrina cerrada y que solo se abre durante las visitas. ¡ojo! Es el segundo “pedazo de la Santa Cruz”. Hubo uno original, llegado a la iglesia en el siglo XI pero desapareció. El actual fue un “regalo” de Roma otorgado a principios del siglo XX para sustituir al primero.

La contemplación de la reliquia fue motivo de peregrinación y fueron muchos los fieles que pasaron por Besalú para postrarse ante ella. Por eso llegó a haber un hospital para peregrinos, el de Sant Julián. En realidad lo que se conserva es la iglesia del antiguo recinto pero actualmente reconvertida en centro cultural. Imposible no fijarse en su curiosa fachada donde se ven animales mitológicos como leones (símbolo del poder) frente a monos o serpientes (referencias paganas).

Reliquia de la Vera Cruz en Besalú
Reliquia de la Vera Cruz en Besalú

La leyenda de la ratafía y de Wifredo el Velloso

A estas horas del día quizá ya estés cansado de caminar y te apetezca un descanso. ¿Qué tal si te tomas una ratafía? Es un licor dulce que se prepara con ¡40 hierbas diferentes y frutos secos como nueces o granos de café…

Dicen los lugareños que tiene toques medicinales y también mágicos. Originalmente eran las brujas las que lo elaboraban y dejaban la bebida al aire libre durante semanas para captar la magia del sol y de la luna.

La ratafría es un licor típico de la Garrocha
La ratafría es un licor típico de la Garrocha

Cierro con otra leyenda. Al parecer fue en Besalú donde nació Wifredo el Velloso en el año 878 quien ha pasado a la historia no solo por su abundante cabellera (cuentan que tenía una melena que le llegaba a los pies). Hay historiadores que le atribuyen la unificación de Cataluña logrando su “independencia” de musulmanes y franceses y le consideran el “padre” de esta tierra.

¿Has estado en Besalú? ¿Alguna sugerencia que añadir? No olvides que tu experiencia puede ser de mucha utilidad para otros viajeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.