Ruta por lo mejor de la costa de Barcelona

Barcelona es una provincia que presume por tener más de cien kilómetros de costa bañada por las aguas del Mediterráneo. La proximidad con la Ciudad Condal facilita los accesos a una serie de localidades donde la playa, el sol y la buena vida son los protagonistas. Pero donde también encontramos arte, historia y curiosidades que complementan la escapada. Nos vamos de ruta con cuatro paradas para disfrutar. ¿Nos acompañas?

Estampa de Sitges
Booking.com
Estampa de Sitges

La costa de Barcelona esconde localidades muy turísticas con playas kilométricas. Y a la vez muy ricas en arte y en historia. Esta es la ruta con cuatro paradas que te proponemos si buscas ideas para escapadas cerca de la Ciudad Condal y destinos donde disfrutar del sol, de la playa y de mucho más.

Advertisement
🔝 VIAJE ORGANIZADO POR LA COSTA DE BARCELONA
Si quieres recorrer esta costa con libertad pero a la vez con una ruta organizada, no dejes de echarle un ojo a las ofertas de Logitravel en este destino. 
También puedes hacer la consulta en persona en la tienda de Logitravel en Kinépolis, en la Ciudad de la Imagen de Madrid.
Mapa de la ruta propuesta por la costa de Barcelona
Mapa de la ruta propuesta por la costa de Barcelona

1. Sitges, destino que enamoró a viajeros

Empezamos esta ruta en el sur de la provincia y es Sitges nuestro punto de partida. Sin duda, el destino más conocido de la costa de Barcelona y donde muchos barceloneses tienen su segunda residencia y con razón.

Advertisement
Playa de Sitges
Playa de Sitges

Se encuentra a sólo 30 kilómetros de la capital catalana. Pero lo mejor no es la proximidad. Lo que más gusta de Sitges a los visitantes es su oferta playera: nada más y nada menos que dieciséis arenales repartidos a lo largo de cuatro kilómetros. Todos y cada uno de ellos preparados para el disfrute de la gente y equipado con todas las comodidades. ¡Qué lujo!

Esta “buena fama” no es algo nuevo. También los indianos (emigrantes locales) sabían que Sitges era un lugar especial. Por eso decidieron construir aquí mansiones, tesoros levantados con las fortunas ganadas en América. De ahí ese aspecto señorial que la ha hecho famosa.

El chiringuito funciona desde 1931
El chiringuito funciona desde 1931

Fue justo un emigrante quien creó el que presume por ser el primer chiringuito de España. Corría el año 1913 cuando el local abrió sus puertas con una intención, permitir a lugareños poder tomar algo mirando al mar. Adoptó el nombre de “chiringuito” como mención al sistema con el que tomaban café de los trabajadores del azúcar en Cuba. Utilizaban una caña que servía como filtro y sobre la que se presionaba hasta conseguir un “chiringuito” de café. El bar ha llegado hasta nuestros días y es buen lugar donde tomar algo en Sitges. ¿Curioso verdad=

La belleza de la zona no sólo conquistó a los locales. Las noticias sobre las maravillas de este enclave circularon también entre viajeros de todo el mundo. Entre ellos un adinerado coleccionista de arte estadounidense llamado Charles Deering quien maravillado ante la estampa de Sitges decidió quedarse y levantar aquí su palacio con vistas al Mediterráneo.

El palacio de Maricel tienen rincones muy fotogénicos
El palacio de Maricel tienen rincones muy fotogénicos

Para materializarlo adquirió las ruinas de un viejo hospital medieval situado frente al mar, justo al lado de la también monumental iglesia barroca de Sant Bartomeu y Santa Tecla. Y lo convirtió en un majestuosa mansión donde el excéntrico personaje se instaló entre 1918 y 1920.

Actualmente el palacio de Maricel presume por ser uno de los iconos de  Sitges. Funciona como museo. También como edificio administrativo y sede de parte de la vida cultural. No dejes de hacerte unas cuantas fotos ante su bella fachada frente al mar.

Si te gusta el modernismo en Sitges también encontrarás muestras de esta arquitectura.  Por ejemplo la casa Cau Ferrat, donde tenía su casa taller el arquitecto Santiago Rusiñol.

La luz de Sitges es especial
La luz de Sitges es especial

Encontramos también en Sitges una interesante oferta comercial. Si te gustan  las tiendas pequeñas y encantadoras no dejes de perderte por el casco histórico lleno de casas de blanco impoluto. Y por las calles peatonales de Sant Francesc y Major, Jesús y les Partellades repletas de pequeños comercios preciosistas y rincones muy fotogénicos.  ¿Cuál te gusta más?

Detalle del casco antiguo de Sitges
Detalle del casco antiguo de Sitges

2. Castelldefels: playas bajo un castillo

Seguimos la ruta con rumbo norte con destino Castelldefels, situada estratégicamente en el delta del río Llobregat y a los pies del Parque Natural de El Garraf.

Panorámica de El Garraf desde el castillo de Casteldefells
Panorámica de El Garraf desde el castillo de Castelldefels

Nada más llegar salta a la vista que estamos en un destino con un fuerte matiz industrial. Pero que a su vez presume por tener una playa de cinco kilómetros que corre paralela a un paseo marítimo moderno y bien equipado, por el que da gusto salir a pasear, a practicar running, andar en bicicleta. Experiencias especialmente recomendables al atardecer cuando los cielos del Mediterráneo se tiñen de mil colores.

seguros de viajes con descuento
Atardecer en Castelldefelss
Atardecer en Castelldefelss

Si quieres contemplar las mejores vistas de la localidad mi consejo es que subas al castillo de Fels, en cuyos muros descubrimos los orígenes de Castelldefels, de ahí su nombre. Aunque la fortaleza se encuentra totalmente restaurada al visitarla es importante destacar que sus orígenes se remontan al siglo X.

Castillo de Castelldefels
Castillo de Castelldefels

Fue aquí, en este alto, donde se ubicaba la vieja villa romana que fue el origen de lo que vemos ahora. El castillo esconde los restos de una capilla románica que confirma este dato y cuya evolución es de lo más curiosa. Sorprende descubrir que funcionó como prisión durante la Guerra Civil Española, tal y como se aprecia en pintadas aún visibles en las paredes del templo.  Casteldefells es una caja de sorpresas.

Playa de Castelldefels
Playa de Castelldefels

3. Vinos d’Alella: los más antiguos

Seguimos por la costa dejamos atrás Barcelona y a 15 kilómetros  hacemos un giro para tomar un vino en Alella. Antes de tomar la primera copa un par de curiosidades. La primera: Alella es la Denominación de Origen más pequeña de España. Abarca un conjunto de dieciocho municipios ubicados entre la costa y la sierra de la Conrería, en el llamado Vallès Oriental.

La segunda. Es también la D.O más antigua. Fue en los años del dominio romano cuando se empezó a hacer vino en esta zona, caldos que se consumían sobre todo los días de fiesta.

En Alella puedes contrar bodegas que ofrecen experiencias en torno al vino
En Alella puedes contrar bodegas que ofrecen experiencias en torno al vino

Hoy en día son sólo ocho las bodegas que todavía elaboran vinos bajo este sello. Pero por suerte, algunas de ellas están abiertas a los visitantes y ofrecen experiencias enoturísticas en torno a al interesante mundo del vino; desayunos o comidas entre viñedos, cenas para enamorados bajo la tenue luz de la luna llena… y por  supuesto catas para degustar los matices y aromas de la pansa blanca, el moscatel o la garnacha blanca y tinta, las tres variedades originales de la denominación.

4. Mataró: modernista, industrial, mediterránea

La carretera nos lleva ahora  hasta Mataró, a 35 kilómetros de Barcelona. Otra localidad de aire industrial, la cuarta y última de esta ruta. Donde nos aguardan muchas curiosidades que compensan la vista.

Llegamos a la capital del Maresme en principio atraídos por sus playas, unidas entre si por un paseo marítimo que supera los dos kilómetros de largo. Buen lugar donde hacer deporte, comer o cenar, en alguna de sus terrazas, disfrutar de las zonas de juegos para niños. No dejes de acercarte al gran puerto deportivo, el cual me dicen tiene capacidad para más de mil amarres.

Imagen de la playa de Mataró
Imagen de la playa de Mataró

Tras disfrutar de la brisa mediterránea toca hacer un recorrido por la cara más artística de Mataró, bastante desconocida. Por ejemplo, casi nadie sabe que fue aquí donde Antonio Gaudí dio los primeros pasos en su carrera de arquitecto. Fue en Mataró donde el aún joven estudiante recibió su primer encargo profesional: restaurar la hoy llamada Nau Gaudí.

Era esta una fábrica dedicada al blanqueo del algodón propiedad de la Cooperativa Obrera local.  Gaudí hizo un gran trabajo que ha llegado hasta nuestros días. Hoy se ha transformado en museo abierto al público que  que presume por ser  la primera obra firmada por el genio de modernismo catalán. Ah, también fue su única construcción de tipo industrial.

Interior de la Nau Gaudí en Mataró
Interior de la Nau Gaudí en Mataró

Seguimos hablando de arquitectura. Mataró es también cuna de del también modernista Josep Puig i Cadafalch quien por supuesto, también dejó su impronta en su villa natal en donde ejerció como arquitecto municipal.

Algunos ejemplos de su huella son la cubierta de cerámica y hierro forjado del mercado del Rengle. La pastelería La Confianza, que por cierto, vende productos típicos de Mataró.

Detalle d ela fachada de la casa Col i Regas en Mataró
Detalle d ela fachada de la casa Col i Regas en Mataró

O la casa Coll i Regàs la cual presume por ser la única casa particular modernista de la ciudad. Se ha abierto al público tras un largo y minucioso trabajo de restauración. Durante la visita se ve cómo era la vida en una vivienda original del año 1897 propiedad de un adinerado empresario de la industria textil.

Interior de la casa Coll i Regás
Interior de la casa Coll i Regás

Sorprende la ostentosa decoración donde queda plasmada la profesión del propietario con imágenes de flores del algodón, detalles industriales ornamentales como ruedas dentadas o ruecas… todo ello aderezado con los colores intensos de moda en la época…

Mataró también es famosa por ser la localidad a donde llegó la primera línea de ferrocarril de España, la cual unía Barcelona con la por aquel entonces ya mencionada  floreciente referente de la industria textil.

Panorámica del puerto deportivo de Mataró
Panorámica del puerto deportivo de Mataró

5. Video de la costa de Barcelona

En Mataró acabo esta ruta por la costa catalana, sabedora de que me han quedado varias localidades por visitar como Calella, Granollers, Malgrat del Mar, Sant Sadurní… Si queréis más información, en este video podéis haceros una idea más genérica de toda la costa.

Asimismo, os invito a compartir sugerencias, ideas… no olvides que tus experiencias pueden ser de gran utilidad a otros viajeros.  ¡Deseando conocer tu opinión sobre la costa de la provincia de Barcelona!

Un comentario sobre “Ruta por lo mejor de la costa de Barcelona”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.