• Escocia

    Unos ciervos muy normales

    Una entrada más para mostrar dos fotos. Una (abajo), la de los tatuajes de mi amigo el de Inverness… y otra (la que abre) una estampa de esa misma ciudad tomada a última hora de la tarde. Ambas definen como es esta urbe escondida en el norte de Escocia… y ambas son típicas. Es decir, las probabilidades que tienen de encontrarse a tipos llenos de tatuajes son muchas. Y las probabilidades que tienen de encontrarse con un atardecer como este también son muchas. Y seguro, si viajan por Escocia vivirán otras muchas casualidades. Por ejemplo, ayer yo viví otra de esas experiencias que sólo le pasan a uno cuando uno está de viaje. Viajabamos, mi compañera Diana y yo, por una carretera, gris, pequeña y solitaria de las Highlands cuando de repente, tres ciervos invadieron la vía.  Los reflejos de Diana funcionaron: menos mal que conducia ella. Si hubiera ido yo al volante, seguro que la cosa no habría acabado tan bien (no quiero ni pensar en la posibilidad de conducir por la izquierda como hacen los habitantes de esta isla… nunca me aclaro al cruzar una calle, como para planterame llevar el volante. ¡Sería un pelígro público!). Pero lo mejor no fue…

  • Asturias

    Patinando sobre hielo en Gijón

    Una de las cosas que más me ha gustado siempre de viajar a los países nórdicos en invierno es para disfrutar de las pistas de patinaje sobre hielo que se instalan en muchas ciudades con la llegada del frío. La estampa de ver llegar a los niños abrigadísimos con sus gorros de colores, bufandas y manoplas y con sus patines de cuchilla colgando del brazo es hermosa. Y ver a familias enteras deslizándose por el hielo es algo idílico. En España estas pistas de patinaje se han puesto de moda y patinar sobre hielo es ya posible en algunas ciudades españolas. Gijón es una de ellas. La pista esta en uno de los patios de la Universidad laboral, un edificio colosal y muy desconocido situado en la zona de Cabueñes (al lado del jardín botánico y el hospital). Ayer me acerque hasta allí con mis hijas y bueno, la jornada estuvo bien aunque no tuvo nada que ver con las vividas en otras ciudades como Copenhague, Oslo o Mälmo en inviernos anteriores. La pista de Gijón es pequeña y al menos ayer estaba A TOPE. Patinar cuesta 5 euros la hora (alquiler de patines incluido). Y el ambiente, un poco…

error: !! OJO !! CONTENIDO PROTEGIDO